lunes, 6 de septiembre de 2010

EN UN LUNES POR LA MAÑANA



Déjame ser tu sombra,
tu ventana.
Tu camino de piedra,
tu Ramada.

Déjame ser tu viento y tu sonrisa,
tu pedacito de cielo
tu cornisa.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar